contenidos favoritos de Asturias
Con la lista de favoritos puedes crear tu mejor guía de viaje
asturias.com
Cachopo de Asturias

Cachopo de Asturias

Un plato contundente

Actualizado el 4 noviembre 2020
  • reproducir vídeo
  • <
flickr reports: Photoset not found

    Un plato contundente

    El cachopo es una elaboración asturiana, un plato básico de su gastronomía que abunda en toda su geografía pero que, como está tan bueno, ha logrado internacionalizarse, salir de sus fronteras, adquirir mil y un matices y variantes. Hay cachopo en México, Canadá, Estados Unidos, en Madrid, Roma, Londres o Berlín. Sin embargo, el verdadero cachopo, el grandón, el genuino, ése con el que te «fartas», sigue sirviéndose en Asturias, en sus restaurantes y chigres. Alimentado una cultura identitaria en torno a la «comida de casa». No hay nada más humillante para un asturiano que se compare el cachopo con un san jacobo o un Cordon Bleu.


    • botón de play del vídeo

    Vale que rebozar un par de filetes con jamón y queso en su interior no parece muy original. Pero en Asturias lo convierten en slow food, en placer, en algo acreditado y con sello propio. Por eso le salen imitadores y también difamadores. La envidia… Es cierto que antes se primaba más el tamaño, con cachopos como sábanas que pesaban unos cuantos kilos. Y aunque los sigue habiendo grandes (¡pedazo cachopón!), en Asturias se han especializado y refinado, explotando todas las posibilidades de un producto que tiene aún mucho recorrido por delante.

    Pocas palabras se necesitan para describirlo: «Qué rico está», «el mejor del mundo mundial». Si tenemos que definirlo sin pasión, ya empleamos algunas palabras más: «lleva filete de ternera, jamón serrano, queso, pan rallao, patates y un pimientín, se mastica bien».

    Se dice que se ha popularizado en todo el mundo porque es una opción anticrisis, un plato fornido y ecónomico. Pero no debemos rebajarlo a un alimento de guerra. Nada más lejos de la realidad. Un buen cachopo es un festín para los sentidos y, en algunos casos, un plato de alta cocina. También es un tema de conversación como pocos, casi una forma de vida para algunos. El cachopo es amistad. A la gente le gusta hablar del que comió aquí o allá. Los aficionados al tema, que son multitud, viajan por el Principado comiendo cachopos, comparando versiones y escribiendo sus impresiones en blogs culinarios. Repiten donde más les gusta y aseguran que los hay que mejoran con el tiempo.

    Un cachopo es un cachopo

    Conseguir sacar adelante un cachopo como Dios manda no es un asunto fácil, aunque lo parezca. Pueden concurrir varios desatinos, como freírlo en aceite a baja temperatura y que al final flote en líquido pringoso, o que nos quede duro como una piedra. Que no sepa a carne, o no sepa a jamón, o tampoco a queso. O que sepa demasiado alguno de sus ingredientes por encima del resto. Encontrar la armonía, la justa medida en la mezcla, es el punto que buscan los expertos cachoperos y que también les vale a los profanos en el asunto.

    El cachopo asturiano y sus variantes

    Hasta aquí hemos visto el cachopo tipo, el clásico, el más consumido, el que podemos encontrar en toda la geografía asturiana con mejor o peor suerte, pero el cachopo admite distintos ingredientes y guarniciones, algunas incluso más tradicionales y sabrosas que las que trae el cachopo de serie que hemos visto. Guarniciones válidas son las de champiñones y guisantes. Y si queremos respetar el carácter histórico del plato, en lugar de patatas, nada mejor que nabos cocidos o fritos en manteca. También puede acompañarse con una salsa a base de caldo de pollo y conejo. Lo importante es darle un toque jugoso.

    Y qué decir del queso. En Asturias hay medio centenar de variedades, y sólo con cambiar de queso obtenemos un cachopo diferente. Nos valen todos o casi todos los quesos: Cabrales, Gamoneu, Afuega’l pitu, quesos de las dos peñamelleras, de Varé, de los Oscos, queso Casín, de Porrúa, de Vidiago, de Pría, de la Peral, de la Arquera, etc. Lo importante es que funda y fluya y no resulte empalagoso. También valen los quesos que no son de Asturias, por supuesto. Queso de tetilla, manchego, provolone… En Extremadura, por ejemplo, un cachopo majestuoso lo haríamos con jamón de Montanchez y torta del Casar.

    Casi podría decirse que no hay dos cachopos iguales y su carácter empanado que sujeta bien el relleno nos permite hacerlos con tapas de buey, de solomillo, de carne de potro, de chosco de Tineo, de pollo, de pescado, incluso de carne de jabalí. ¿Y los vegetarianos? pues se pueden tapar con setas, con berenjena, hasta con calabacín.

    Los rellenos pueden incluir espárragos, pimientos, cecina, champiñones, morcilla, manzana… Existen cachopos rellenos de frixuelo, de pulpo, de chorizo criollo, también de picadillo. Hay cachopos con bacon y salsa barbacoa. Cachopos a la italiana con relleno de Jamón York, mozzarella, tomate natural y orégano. Y los hay más originales… aunque también los hay raros, raros que no triunfan por pretenciosos o por mala mano en la cocina. Parece que el único límite es la imaginación y el buen hacer culinario.

    Cachopón, cachopo, cachopín

    El tamaño sí importa. Depende de cuántos nos sentemos a comer. Los sigue habiendo gigantes, que ya vienen troceados para facilitarnos el reparto. Hay que ir con muchos amigos para atacarlos de frente.

    La relación calidad-precio-tamaño suele ser bastante razonable en todos los casos. A veces el precio puede parecer caro para un cachopo, pero no tenemos en cuenta que han comido diez personas y que el camarero/a se quedó pensativo/a un rato, buscando donde poder posar la fuente. Puede ocurrir que la mesa sea demasiado pequeña, claro. También corre la leyenda de que hay gente en las cuencas mineras capaces de comer semejante monstruo y quedarse con hambre. Pero son casos atípicos.

    En general hay tres tipos de cachopo: pequeño, mediano o grande. En alguna ocasión se pide el mediano y enseguida observamos que hemos metido la pata. Mejor hubiese sido el grande. A veces se pide el grande y mejor hubiese sido el mediano, incluso el pequeño bastaba. Normalmente, los cahopines caben en la palma de la mano. Depende del chigre o el restaurante. Los cachopos se resisten a ser estandarizados, es su naturaleza.

    Lo importante ya se ha dicho: que se corte bien con el cuchillo, que cruja un poco, que sangre queso, que esté tan jugoso que apenas haya que masticarlo y, sobre todo, que deba ser compartirlo con otras personas para entablar una conversación y, de paso, poder darle fin.

    Texto: © Ramón Molleda para asturias.com


    Tus comentarios

    Interesante cerca de aquí
    NH Oviedo Principado

    NH Oviedo Principado

    a 0,20 km El Hotel NH Oviedo Principado está ubicado en una de las calles del casco antiguo, frente a la histórica Universidad de Oviedo, una excelente ubicación ya que estamos a 400 metros de la c...
    Room Mate Marcos

    Room Mate Marcos

    a 0,50 km El Room Mate Marcos está instalado en una zona céntrica de la capital ovetense, a unos 5 minutos a pie de la catedral de Oviedo, el mercado del Fontán o la Plaza del Ayuntamiento. Su deco...
    Eurostars Hotel de la Reconquista

    Eurostars Hotel de la Reconquista

    a 0,80 km El Eurostars Hotel de la Reconquista es un hotel emblema de la ciudad de Oviedo, no en vano se hospedan anualmente en él los premiados con los Premios Princesa de Asturias, ocupa un edifi...
    ver vídeo de 10 lugares interesantes Asturias
    10 lugares interesantes Asturias

    10 lugares interesantes Asturias

    a 0,04 km Estos 10 rincones son lugares interesantes que merecen una visita si estás en Asturias, eso sí, no están por orden de importancia ni relevancia, se podrían hacer más listas pues elegir só...
    ver vídeo de Semana Santa en Asturias
    Semana Santa en Asturias

    Semana Santa en Asturias

    a 0,05 km En lo que respecta a las celebraciones religiosas, Avilés se lleva la palma y suma siete cofradías con sus respectivos pasos procesionales que recorren las calles de la villa entre el Dom...
    La Catedral de Oviedo

    La Catedral de Oviedo

    a 0,06 km Ahora, con el inicio del nuevo milenio y la limpieza íntegra de la superficie catedralicia, su aspecto rejuvenecido muestra más a las claras su magnificencia, y las huellas arquitectónica...
    Ver más cosas cerca de aquí

    Usamos Cookies para analizar el tráfico y personalizar contenidos y anuncios.
    Estoy de acuerdo
    Privacy Policy